Trend: The new victorians

/


Uno de mis períodos históricos favoritos es sin duda el Victoriano. Tuvo lugar en el Reino Unido durante el reinado de Victoria entre 1837 y 1901 y fue uno de los más largos en la historia del país hasta hace poco cuando la actual reina de la isla, destronó a su tatara-tatara-abuela. Antes de su reinado, la moda solía cambiar cada una década, pero para principios del siglo 20, el mundo contaba con nuevas tecnologías y medios de comunicación masivos que permitieron nuevas tendencias año a año. Si bien los cambios anuales fueron mínimos, se pueden ver los más drásticos comparando décadas dentro de los años de reinado. Por eso es que hay tantos tipos de trajes que pueden ser muy distintos aunque corresponden todos a la misma época. Pero hoy no vengo a darles una clase de historia, (aunque mucho me gustaría) sino a contarles que como siempre, en la moda todo vuelve y para mi deleite personal una de las tendencias más fuertes en las pasarelas de este año fue justamente, aires victorianos, así como también de los períodos anteriores y posteriores, el de regencia y el eduardiano. Diseñadores como Sarah Burton para Alexander Mcqueen, Céline, Zimmerman y Erdem entre otros, presentaron en sus colecciones varias prendas que pueden tranquilamente remitirse a aquellos años dorados con un agregado de obviamente toques modernos. 

En el desfile de Céline se pudieron apreciar vestidos con uno de los iconos del período anterior al victoriano. Las mangas gigot (también llamadas mutton) fueron usadas en el período de regencia hasta 1833 y luego retornaron a la popularidad en el late-victorian hacia 1890. Las mangas anchas solían llevar relleno y tenían como finalidad dar la ilusión de una cintura más chica. Podemos ver en la comparación con un vestido de 1830, como la forma de las mangas y el escote es el mismo aunque con mucho menos detalle. 






Para fines de 1800s la silueta había cambiado un montón y los cuellos altos se imponían en los vestidos y camisas como sinónimo del decoro y las buenas costumbres. Esta tendencia continuó durante todo el período eduardiano, transformándose en la característica principal de los trajes de las famosas gibson girls. En el desfile de Zimmerman pudimos apreciar muchísimos giños a aquellas épocas, Los apliques de volados, las pecheras y el encaje como uno de los géneros predominantes son algunos de los puntos que entrelazan el hoy con la moda de principios del siglo xx. 
Por otro lado, Erden y Alexander McQueen también optaron por seguir esta misma linea, conservando los detalles e reinterpretandolos de formas mucho menos literales.






Personalmente tengo que decir que esta es una de mis tendencias favoritas y no podría estar más contenta. Puede que sea algo ostentoso y anticuado para algunas pero yo lo encuentro romántico y encantador. Ustedes que opinan, ¿Lo dejan entrar en su armario o definitivamente es cosa del pasado?

3 comments:

  1. Qué interesante post! Está bueno también darme cuenta de lo mucho que me hacen falta clases de historia...
    Visualmente es todo hermoso, y me encanta que se vea ostentoso, eso nunca está de más, la verdad. El problema que le encuentro, como siempre, es que me costaría llevarlo en la vida diaria, pero supongo que se podrá adaptar. Lo que más me gusta son los cuellos altos pero no tan altos, que ya he visto en varias prendas actuales.
    No sé cómo se llaman esas tiras con las que se atan los corsets, pero recuerdo las camperas onda michelín que tenían de esas tiras entrelazadas en la espalda para atar. Me parecen un espanto jaja.
    Me encantó el post! También me gustan las notas que hacés para nylon :) Gracias por compartir estas cosas.

    ReplyDelete

Thank you for your time!! xoxo

Instagram