Justicia patriarcal

/
Man vs. woman and children on a balance scale

Hoy le dieron cadena perpetua a Nahir Galarza. Una chica de 19 años que fue condenada porque mató a su novio, Fernando Pastorizzo. Se la procesó, enjuició y sentenció en seis meses. Su sentencia, histórica porque es la primer mujer de esa edad en tener la pena máxima, fue transmitida en vivo por YouTube. 
En una búsqueda rápida en google noticias, su nombre tiene -en seis meses- 975,000 resultados mientras que buscando Sebastián Wagner, el femicida de Micaela García apenas salen 137,000 resultados. 
De Nahir supimos todo lo que se pudo saber. Se leyeron sus mensajes de texto, su diario intimo, se viralizaron sus fotos y los diarios hasta se atrevieron a mostrarla en bikini y sexualizarla.  Se supo qué iba a estudiar si terminaba en la cárcel y su cara es conocida por todos. El caso de Nahir lleva su nombre aunque no es la victima. Porque acá la victima no importa. 

En el medio, a Pablo Cuchán, quién descuartizó y quemó a su novia de 15 años en 2004 (el teniendo 25) , le dieron 17 años de prisión. Pero por su "conducta ejemplar" y por haber cumplido dos tercios de la pena, recuperó la libertad en abril del año pasado, once años después de haber quedado preso y ahora usa Tinder.  

Hace poco, salió la noticia de un juicio por violación que terminó en la nada porque "la victima era obesa y por lo tanto no le hubiese podido sacar la calza tan fácil" sí, así como leen. En España, el caso de violación en grupo conocido como "La Manada" cambió de caratula de violación a abuso porque la victima "no se mostraba lo suficientemente mal" y quedaron libres.  

A Melina la mataron y lo justificaron porque había abandonado la secundaria y era fanática de los boliches. Por otro lado, se cuestionó la veracidad del empalamiento en el caso de Lucía Perez a  pesar de que había pruebas suficientes para probarlo.  Natalia Melmann fue asesinada, torturada, violada y entregada como regalo a un policía bonaerense hace 17 años.  A pesar de que el ADN coincidió con el de la victima, el femicida sigue suelto. 

La doble moral que rige a la hora de juzgar por lo mismo a hombres y mujeres es tan evidente que Clarín se atrevió a titular " Angelical para algunos, diabólica para otros, atractiva para la mayoría" porque es joven, linda, rubia y blanca.

A los femicidas y violadores se les tapa la cara, se los protege, se esconden los nombres hasta que son juzgados. Los cuida la policía, los medios y el estado. Los crímenes quedan impunes, caminan sueltos por la calle con completa libertad y sin remordimiento alguno de lo que hicieron porque saben, que casi siempre, la justicia está de su lado. Porque somos putas, atorrantas y nos buscamos todo lo que nos hacen. La indignación vale más y la justicia es más eficiente cuando quien mata es atractivo y tiene lindas fotos en instagram, o eso parece. Cuando a Nahir se la condenó en seis meses, la mayoría de las denuncias de violencia de género tardan años en llegar a la justicia y en muchos casos, termina siendo tarde con la mujer ya muerta.
Este es un caso sin precedentes sin duda, nadie dice que no tenga que pagar por lo que hizo pero no se mide con la misma vara. Entonces, ¿Qué tenemos que hacer? Mientras una mujer muere cada veinte horas en Argentina, las denuncias no son tomadas, las perimetrales son ignoradas y se nos trata de exageradas y violentas, la justicia patriarcal opera sin que le tiemble el pulso. 

3 comments:

  1. Tenés toda la razón

    ReplyDelete
  2. Nahir Galarza es, para los medios y este sistema y esta sociedad, fácil de cosificar. Qué tiene que ver la apariencia, las fotos, la intimidad con el caso? Qué"atractiva", qué es esto?

    Lo de la manada estoy indignada y horrorizada porque leo sobre españolas comentando cómo los jóvenes hacen bromas de hacerse una manada ellos.

    Espero que la familia de Fernando encuentren un poco de paz en esto oero siento que este sistema está contando monedas frente a los pobres. La justicia existe, sí. Pero no es para todos.

    ReplyDelete
  3. Estoy totalmente de acuerdo.

    Hoy discutí con un amigo por este tema justamente. Él me decía que lo que hay que discutir es la falta de celeridad de la ley para juzgar a los femicidas y que este caso en particular fue un "tramite rápido" y eso se debería buscar en realidad. Es verdad, pero ese no es el punto, parece que la mayoría lo desoye porque ella mató.

    Me interesa escuchar tus opiniones, Less

    ReplyDelete

Thank you for your time!! xoxo

Instagram